Inicio > singermornings > Las tonterías del feminismo

Las tonterías del feminismo

  • El alcalde de Valladolid y la ministra Pajín: 3250 resultados sólo en Google Noticias.
  • Pérez-Reverte y el ex ministro Moratinos: 516.
  • Sánchez Dragó y las lolitas japonesas de hace 40 años: 160.
  • El Congreso prohíbe juegos sexistas a la hora del recreo: 57.

Estamos perdiendo el norte. Las federaciones de municipios salen al ruedo a discutir sobre las palabras del alcalde vallisoletano, los congresistas critican a un escritor desde su púlpito, la ministra de cultura (¿?) tercia en el debate sobre las supuestas aventuras erótico festivas de otro… y la casa sin barrer. ¿Para eso están ahí estos señores y señoras? ¿Para llevar a la mismísima sede del gobierno de una nación las paridas de ciudadanos particulares, que no otra cosa son? Una vez más queda demostrado que en democracia cualquiera puede llegar a ser presidente, cualquiera. La última noticia ya es para ponerse a llorar, a solas, como los hombres, y si te pillan di que es por culpa del abrótano macho o el varón dandy. Berlanga no pararía de encontrar ideas con esta troupe.

Suscribo totalmente el artículo del Sr. Arcadi Espada aparecido en El Mundo: El mujerío (I), del que extraigo algunos puntos:

Un creciente energumenismo que […] pretende hacerse pasar por corrección y tolerancia.

El objetivo fundamental del mujerío es […] blindarse individualmente ante el reproche con la bandera del colectivo. De éste modo, cualquier reproche a una mujer adquiere plusvalía, convirtiéndose en un reproche a todas […]

En España se suicida cada día una media de nueve personas: seis son varones. La estadística  […] incomoda sobremanera al mujerío. Primero porque no deja de ser extraño que las víctimas permanentes `[…] no decidan quitarse de en medio con el triple de asiduidad que los hombres […] Y segundo, porque indica que el comportamiento violento de los hombres no tiene un solo objetivo, femenino: la primera víctima del hombre es el hombre mismo.

[…] la respuesta que mejor merezca ese alcalde no sea […] «¡Dimisión!», sino […] «¡Patético viejo verde!».

Sigue recordando las distintas varas de medir de esa gente cuando la bromita viene de un amigo (Leire Pajín y el Gran Wyoming), lo cual es normal, y añade:

No logro recordar quién me dijo o dónde leí que las mujeres usan el sexo constantemente en la vida social y profesional, pero se ofenden si se les recuerda.

Se puede decir más alto pero no más claro. Es lo que Jean Paul Sartre explicó como el fenómeno de la mala fe, hacia uno mismo y hacia los demás, constituyente básico de un yo abocado a la nada, común a todos según su interpretación, y que en la mujer alcanza categoría de arte. Diabólico, ciertamente. Las feministas deberían recordar que lo peor que puede ocurrirte cuando quieres que te tomen en serio es caer en el ridículo, mejor no tomar ejemplo de Paloma Barrientos que le enmienda la plana a Pérez-Reverte en un comentario del suplemento La Otra Crónica de El Mundo, mira tú quien fue a hablar. Y es que en el país de los ciegos el tuerto es el rey.

Fuentes:
El Mundo 30/10/2010, edición impresa.
Anuncios
Categorías:singermornings
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: