Inicio > sinvergüenzas > Caixa de Girona y la poca vergüenza

Caixa de Girona y la poca vergüenza

Artículo original aparecido en la revista Cafè amb Llet.

La chica, casi treintañera, aparcó su coche ante una oficina de Caixa de Girona. Tenía prisa, estaba sin aliento. Eran la una y pocos minutos y al salir del trabajo aprovechó para ir a pagar el comedor escolar de su hijo pequeño. Pero era tarde. Los empleados de la oficina la informaron de que el comedor sólo podía  pagarse hasta las diez de la mañana. La chica, vestida aún con su uniforme de camarera, les explicó que a esa hora estaba trabajando, que salía a la una y que se había dado toda la prisa posible. Pero las normas son las normas. La chica salió de la oficina con el rostro desencajado, exhausta por el calor, el trabajo y la poca empatía de los empleados de la oficina. Subió al coche y se puso a llorar.

Técnicamente esto es lo que se conoce como dificultad de conciliar la vida laboral y familiar. Uno de los clientes que vio la escena recriminó a los empleados su estricta actitud. Dado que la oficina estaba casi vacía a esa hora bien podían haber hecho una excepción, sobretodo si tenemos en cuenta los fines sociales que tanto pregonan las caixes, las mismas que van a recibir millones de euros para su reordenación. La respuesta fue que las normas están claras, el comedor escolar sólo se paga hasta las diez, mientras aseguraban que la obra social de Caixa de Girona es muy conocida, poniendo como ejemplo la Fontana d’Or o los Jardins de Cap Roig.

La semana pasada salió a la luz cómo, durante su mandato, el presidente de Caixa de Girona, Arcadi Calzada, encargó a la empresa de su hija la gestión de varias exposiciones en la Fontana d’Or por valor de 500.000,00 euros. Dicha empresa tiene su sede en el mismo despacho del Sr. Calzada. También se supo que el mismo Sr. Calzada compró obras de arte por valor de 141.000,00 euros a una galería de arte… que era suya. Además el mismo señor también compró arte por valor de 3,4 millones de euros a una empresa propiedad del padre del socio de su hija y que varios miembros del consejo de administración de Caixa de Girona eran a su vez proveedores de la entidad. Este hecho está expresamente prohibido por la Ley de Cajas de Ahorros.

Poco después de hacerse públicas estas irregularidades, Arcadi Calzada afirmó en TV3 que él no tenía conocimiento de que su actuación durante esos años era ilegal. En el vídeo puede comprobarse como no mueve ni una ceja.

Parece pues que en Caixa de Girona las normas las deben cumplir las madres trabajadoras que necesitan pagar el comedor escolar de sus hijos. Mientras, la gestión de los millones de euros de la Obra Social se saltan la ley con tranquilidad. Una obra social que beneficia a la sociedad… sobretodo a una parte.

A esto se le llama tener poca vergüenza.

Pues ya saben los que tienen tratos con dicha entidad con quien se juegan los cuarto, añado yo. Espero que para la gestión de sus dineros tenga este señor los asesores correspondientes que sí conozcan la ley. Qué menos.

Fuentes:
Editorial revista Cafè amb Llet, traducido del catalán. Cafeambllet
El cortijo de Calzada en Caixa Girona. El País, versión impresa
Arcadi Calzada admite que vendió cuadros a Caixa Girona. La Vanguardia
Anuncios
Categorías:sinvergüenzas
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: